busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 9 de diciembre de 2010
Líder de organización de narcotráfico colombiana y un asociado fueron encontrados culpables de conspirar para importar múltiples toneladas de cocaína a los Estados Unidos

WASHINGTON – Christian Fernando Borda y Álvaro Alvarán-Vélez, dos narcotraficantes alineados con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), fueron encontrados culpables hoy en el Tribunal Federal de Distrito de conspirar para importar múltiples toneladas de cocaína a los Estados Unidos, anunció el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal. La AUC es un grupo paramilitar colombiano designado por el Departamento de Estado de EE.UU. como organización terrorista extranjera.

Los veredictos de culpable emitidos hoy ocurren después de un enjuiciamiento de siete semanas de duración ante la Juez Federal de Distrito Gladys Kessler en el Distrito de Columbia. Borda, 46, y Alvarán-Vélez, 56, ciudadanos colombianos, fueron extraditados de Colombia a los Estados Unidos el 29 de octubre de 2009, y el juicio comenzó con la selección del jurado el 21 de octubre de 2010. Después de dos días de deliberaciones, el jurado encontró a Borda y Alvarán-Vélez culpables de un cargo de conspiración para distribuir cocaína con el conocimiento y la intención de que fuera importada a los Estados Unidos.

"Estos narcotraficantes fueron responsables por facilitar el envío de toneladas de cocaína de Colombia a los Estados Unidos, y hoy 12 miembros del jurado estadounidenses los encontraron culpables", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Breuer. "A lo largo de muchos años, los Estados Unidos y Colombia han trabajado juntos para enjuiciar en ambos países a los líderes y asociados de estas organizaciones peligrosas, y hoy representa otro acontecimiento importante en dicha labor continua".

De acuerdo con el expediente judicial y pruebas presentadas en el juicio, entre febrero de 2005 y el 16 de marzo de 2007, Borda y Alvarán-Vélez eran miembros de una organización de narcotráfico importante con sede en Colombia que transportó múltiples toneladas de cocaína de Colombia a los Estados Unidos vía México.

Borda, como líder de dicha organización de narcotráfico, obtuvo grandes cantidades de cocaína de fuentes paramilitares colombianas e instruyó a otros en sus actividades de narcotráfico. Alvarán-Vélez, un asociado de Borda, coordinó y facilitó envíos de cocaína a través de sus contactos en México.

De acuerdo con el expediente judicial y pruebas presentadas en el enjuiciamiento, uno de los envíos de cocaína en 2005 fue por aproximadamente 1,500 kilogramos de cocaína que fue contrabandeada en tambores de aceite de palma en un barco que partió de la costa norte de Colombia. Embarques adicionales de cocaína en 2005 y 2006 fueron por cantidades superiores a 3,000 kilos por embarque.

Las pruebas presentadas en el juicio incluyeron numerosas conversaciones grabadas de reuniones en persona y llamadas telefónicas, así como vigilancia efectuada por la Administración de Control de Drogas [Drug Enforcement Administration (DEA)], incluidos videos y fotos. Pruebas adicionales revelaron envíos de millones de dólares de producto del narcotráfico, todo en moneda estadounidense, a Borda en Colombia vía Monterrey, México y Ciudad de México.

La emisión de las sentencias de Borda y Alvarán-Vélez está programada para el 28 de abril de 2011. El cargo de conspiración conlleva una sentencia en prisión mínima obligatoria de 10 años y una sentencia máxima de prisión perpetua, así como una multa de hasta $4 millones de dólares. Borda tiene una condena anterior por delito mayor de narcotráfico y, por lo tanto, enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 20 años en prisión. Como parte de sus pedidos de extradición, los Estados Unidos han asegurado que no buscarán obtener una sentencia de prisión perpetua para los demandados, sino que solicitarán una sentencia de años en prisión.

Este caso fue investigado por las Divisiones Locales de Miami y Houston de la DEA, con la asistencia de las oficinas de la DEA en Cartagena y Bogotá, Colombia, y Ciudad de México y Guadalajara, México. La Guardia Costera de EE.UU. proporcionó asistencia valiosa adicional en la investigación. La investigación también contó con la cooperación estrecha de la Policía Nacional Colombiana y la Fiscalía Colombiana.

Están a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Paul W. Laymon, Robert J. Raymond y Charles D. Griffith Jr., de la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas de la División Criminal. La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal brindó importante asistencia en la extradición de estos demandados.

10-1416
División Criminal