busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 27 de octubre de 2010
Operador de empresa de oportunidades comerciales fraudulentas fue sentenciado a 78 meses en prisión.
Las operaciones tenían sede en Costa Rica; se les dijo a los clientes potenciales que las empresas estaban ubicadas en los Estados Unidos

WASHINGTON – Donald Williams fue sentenciado hoy en conexión con una serie de empresas de oportunidades comerciales fraudulentas con sede en Costa Rica, anunciaron el Departamento de Justicia y el Servicio de Inspección Postal de EE.UU. La Juez Federal de Distrito Marcia G. Cooke en Miami sentenció a Williams a 78 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión. También se le ordenó a Williams que pagara $3.9 millones de dólares en restitución a víctimas del ardid.

Williams se declaró culpable de conspiración para cometer fraude postal y electrónico el 29 de junio de 2010. Fue arrestado en Houston el 7 de mayo de 2010, después de su acusación formal por un gran jurado federal en Miami el 9 de marzo de 2010. La acusación formal alega que Williams y sus codemandados Silvio Carrano, Patrick Williams y Gregory Fleming conspiraron con terceros en Costa Rica para vender oportunidades comerciales fraudulentas de tarjetas de felicitación y bebidas a ciudadanos estadounidenses. Supuestamente, las oportunidades comerciales incluían asistencia para establecer, mantener y operar los negocios.

Los cargos son parte de la iniciativa continua del gobierno contra el fraude de oportunidad comercial en todo el país. Dos coconspiradores que trabajaban con Williams en Costa Rica, Stephen Schultz y Dilraj Mathauda, ya se habían declarado culpables anteriormente en el tribunal federal en Miami y fueron sentenciados en casos relacionados. Siguen pendientes los cargos contra los codemandados de Williams, así como los cargos contra los demandados Jeffrey Pearson y Sirtaj Mathauda, en casos relacionados.

Al declararse culpable, Williams admitió que trabajó para empresas fraudulentas conocidas como USA Beverages Inc., Twin Peaks Gourmet Coffee Inc. y Cards-R-Us Inc. A partir de 2005, USA Beverages comenzó a vender oportunidades comerciales para poseer y operar estantes de exhibición de bebidas de café. USA Beverages alquiló oficinas en Las Cruces, N.M., e hizo parecer a compradores potenciales que las operaciones de USA Beverages estaban plenamente en los Estados Unidos. Sin embargo, USA Beverages en realidad operaba desde Costa Rica.

Después de USA Beverages, Williams trabajó en Twin Peaks Gourmet Coffee Inc., una empresa de Florida y Colorado. Twin Peaks también vendía oportunidades comerciales de posesión y operación de estantes de exhibición de bebidas de café. Twin Peaks alquilaba oficinas en Fort Collins, Colo., para que los compradores potenciales pensaran que las operaciones de Twin Peaks estaban integralmente dentro de los Estados Unidos. Sin embargo, Twin Peaks en realidad operaba desde Costa Rica.

Luego, Williams trabajó en Cards-R-Us Inc., una empresa de Nevada que vendía oportunidades comerciales de posesión y operación de estantes de exhibición de tarjetas de felicitaciones. Cards-R-Us alquiló oficinas en Reno, Nev., para que los compradores potenciales pensaran que las operaciones de Cards-R-Us estaban plenamente en los Estados Unidos. Sin embargo, así como USA Beverages y Twin Peaks, en realidad, Cards-R-Us operaba desde Costa Rica.

Williams admitió que él y sus coconspiradores realizaron numerosas declaraciones falsas a compradores potenciales de las oportunidades comerciales. Williams y otros vendedores dijeron falsamente a los compradores potenciales que las empresas se habían fundado años atrás, tenían un importante número de distribuidores en todo el país y tenían un historial de éxitos. Haciéndose pasar por referencias que supuestamente vivían en diversas ciudades en los Estados Unidos, Williams y los demás conspiradores realizaron declaraciones falsas sobre su éxito como propietarios de oportunidades comerciales. A través de estas y otras declaraciones engañosas, los compradores de las oportunidades comerciales eran llevados a creer por los conspiradores que probablemente recibirían ganancias significativas.

"Los estafadores que se dedican a ardides como éste causan dificultades financieras significativas a consumidores que intentan iniciar un negocio y ganarse la vida honestamente", dijo Tony West, Secretario de Justicia Auxiliar de la División Civil del Departamento de Justicia. "El fraude de oportunidades comerciales es un delito grave que enjuiciaremos enérgicamente, como lo demuestra esta sentencia en prisión".

El Secretario de Justicia Auxiliar West felicitó al Servicio de Inspección Postal por su labor de investigación, especialmente a las oficinas con sede en Miami y Phoenix. El Secretario de Justicia Auxiliar West también felicitó a la Comisión Federal de Comercio, quien había entablado una demanda civil relacionada con anterioridad y realizó un referido criminal. Están a cargo de la acusación en el caso abogados litigantes de la Oficina de Litigios de Consumidores del Departamento de Justicia, Jeffrey Steger y Alan Phelps.

10-1219
División Civil