busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 16 de septiembre de 2010
Soldado de las Fuerzas Especiales de Guatemala sentenciado a 10 años de prisión por realizar declaraciones falsas en formularios de naturalización sobre la masacre de aldeanos guatemaltecos en 1982

WASHINGTON – Gilberto Jordán, 54, un ex soldado de las fuerzas especiales de Guatemala, fue sentenciado hoy por el Juez Federal de Distrito William J. Zloch en el Distrito Sur de Florida a 10 años de prisión por obtener ilegalmente su ciudadanía estadounidense al mentir sobre su participación en una masacre ocurrida en 1982 en un pueblo guatemalteco conocido como Dos Erres, anunciaron el Fiscal Federal Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal, el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer para el Distrito Sur de Florida y John Morton, Director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los EE.UU. [U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)]. En la lectura de la sentencia, el Juez Zloch también revocó la ciudadanía de Jordán.

Según el expediente judicial, aproximadamente en noviembre de 1982, un grupo guerrillero guatemalteco tendió una emboscada a un convoy militar cerca de Dos Erres, Guatemala, mató a soldados y tomó una serie de rifles. Como respuesta, una patrulla de aproximadamente 20 soldados de las fuerzas especiales guatemaltecas, conocidos como "Kaibiles", fue enviada en diciembre de 1982 al pueblo de Dos Erres en busca de los rifles robados y para encontrar a sospechosos de ser guerrilleros. De acuerdo con el expediente judicial, el 7 de diciembre de 1982 Jordán y la patrulla especial ingresaron a Dos Erres con el apoyo de aproximadamente 40 Kaibiles adicionales, quienes crearon un perímetro alrededor del pueblo para que nadie pudiera escapar. Los miembros de la patrulla especial allanaron todas las casas en búsqueda de las armas que faltan, obligaron a los habitantes a dejar sus casas, y separaron a las mujeres y los niños de los hombres.

Los miembros de la patrulla especial luego pasaron a sistemáticamente asesinar a hombres, mujeres y niños en Dos Erres al, entre otras cosas, golpearlos en la cabeza con un martillo y luego arrojarlos en el pozo de agua del pueblo, según lo que indica el expediente judicial. Miembros de la patrulla especial también violaron a muchas de las mujeres y niñas en Dos Erres antes de matarlas. Se exhumaron, más tarde, alrededor de 162 esqueletos del pozo de la villa.

En su audiencia de declaración de culpabilidad, Jordán admitió que había sido un Kaibil en las fuerzas armadas guatemaltecas y que había participado en la masacre de Dos Erres. Jordán también admitió que la primera persona que mató en Dos Erres fue un bebé, a quien asesinó al arrojarlo al pozo de agua.

"Gilberto Jordán obtuvo el privilegio de la ciudadanía estadounidense mintiendo sobre su servicio militar anterior y ocultando su participación brutal y homicida en la masacre de Dos Erres", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Breuer. "En los últimos 30 años, el Departamento de Justicia ha luchado para asegurar que los violadores de los derechos humanos que escapan a los Estados Unidos sean hallados, que se pruebe su acciones pasadas reprochables y que se les quite su ciudadanía estadounidense obtenida indebidamente. Este caso y otros casos similares demuestran que estos delincuentes no podrán hacer su hogar en este país".

"En el Distrito Sur de Florida viven muchos inmigrantes trabajadores que han escapado la persecución política", dijo el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer. "La sentencia de hoy y la decisión del juez de imponer la sentencia legal máxima dejan en claro que los responsables de abusos a los derechos humanos no se pueden esconder entre nosotros y confundirse entre sus víctimas, sino que serán encontrados, enjuiciados y castigados".

El Director del ICE John Morton dijo, "La sentencia de hoy les envía un mensaje a los violadores de los derechos humanos en todo el mundo. No ignoraremos a los responsables de delitos tan atroces. Los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE seguirán trabajando sin tregua para garantizar que los violadores de los derechos humanos no puedan encontrar refugio en los Estados Unidos".

De acuerdo con el expediente judicial, cuando Jordán presentó su solicitud de ciudadanía estadounidense en septiembre de 1996, negó falsamente haber sido miembro de las fuerzas armadas o haber cometido algún delito por el cual no había sido arrestado. En julio de 1999, cuando Jordán fue entrevistado por un examinador de naturalización en conexión con su solicitud de naturalización, declaró falsamente bajo juramento que las respuestas que había proporcionado en su solicitud eran verdaderas y correctas. Jordán recibió la ciudadanía estadounidense el 25 de agosto de 1999. 

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Hillary Davidson y Brian Skaret de la Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales de la División Criminal, y la Fiscal Federal Auxiliar Marie Villafaña del Distrito Sur de Florida. El caso fue investigado por Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE en West Palm Beach, Fla. y la Unidad de Violadores de Derechos Humanos y Delitos de Guerra del ICE y la Oficina de Asuntos Internacionales del ICE. La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal brindó asistencia en este caso.

10-1042
División Criminal