busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Lunes, enero 3, 2011
Ex instructor de entrenamiento marítimo colombiano y coconspirador se declaran culpables de cargos estadounidenses de narcotráfico

Un ex instructor de entrenamiento marítimo colombiano y un coconspirador se han declarado culpables de conspirar para transportar miles de quilos de cocaína de diversos puertos a lo largo de la costa de Colombia a barcos que transportaron la cocaína a los Estados Unidos y otros países, anunció el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División de lo Penal.

Wilson Jesús Torres-Torres, un instructor de entrenamiento marítimo colombiano y Baudilio Vivero-Cardenas se declararon culpables el 30 de diciembre de 2010, ante la Juez Federal de Distrito Ellen S. Huvelle en el Distrito de Columbia de un cargo cada uno de conspiración para violar la Ley Marítima Antidrogas.

Torres-Torres y Vivero-Cardenas fueron acusados en una acusación formal de un cargo emitida en el Distrito de Columbia el 24 de febrero de 2009. Fueron arrestados en Colombia el 30 de septiembre de 2009. Vivero-Cardenas fue extraditado a los Estados Unidos el 2 de septiembre de 2010, y Torres-Torres fue extraditado a los Estados Unidos el 23 de septiembre de 2010.

De acuerdo con el expediente judicial, de septiembre de 2005 a febrero de 2009, Torres-Torres y Vivero-Cardenas fueron miembros de una organización colombiana de narcotráfico con sede en Buenaventura, Colombia, que transportó grandes cantidades de cocaína para diversas otras organizaciones de narcotráfico. Los demandados admitieron que utilizaron barcos pesqueros y barcos rápidos para transportar miles de quilos de cocaína de diversos puertos a lo largo de la costa de Colombia a barcos de transporte en alta mar, los que a su vez transportaron la cocaína a los Estados Unidos y otros países. De acuerdo con el expediente judicial, los barcos involucrados en la conspiración estaban equipados con radios de alta frecuencia, dispositivos de sistemas de posicionamiento global, teléfonos satelitales, grandes cantidades de combustible y motores fuera de borda múltiples para facilitar el transporte de la cocaína distancias largas en alta mar hasta su destino o hasta el lugar de descarga.

Torres-Torres enfrenta una pena legal máxima de prisión perpetua y una multa de 4 millones de dólares por el cargo de conspiración para fabricar, distribuir o poseer cinco quilos o más de sustancias controladas en barcos; sin embargo, como parte de la solicitud de extradición, los Estados Unidos aseguraron al gobierno colombiano de que no pedirían la pena de prisión perpetua. Vivero-Cardenas enfrenta hasta 40 años en prisión y una multa de 2 millones de dólares por el cargo de conspiración para fabricar, distribuir o poseer 500 gramos o más de sustancias controladas en barcos. La lectura de la sentencia de ambos demandados está programada para el 25 de marzo de 2011, a las 11 a.m.

Están a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Charles D. Griffith Jr., Meredith A. Mills y Tritia L. Yuen de la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas de la División de lo Penal. La investigación fue encabezada por la División Local de Miami de la Administración de Control de Drogas; Oficina de Washington, D.C.; Oficina de Residentes en Cartagena, Colombia; y la División de Operaciones Especiales. La Guardia Costera de EE.UU. brindó asistencia significativa en el interdicto y la recuperación de más de 21,000 quilos de cocaína.

11-003
División de lo Penal