busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 25 de julio de 2013
Dos residentes de Florida fueron imputados por cargos de conspiración para defraudar y amenazar a consumidores de habla hispana

Un gran jurado en el Distrito Sur de Florida imputó a dos individuos por cargos de conspiración, fraude y extorsión, alegando que manejaban una serie de empresas fraudulentas con consumidores de habla hispana como objetivo, anunciaron hoy el Departamento de Justicia y el Servicio de Inspección Postal de EE.UU. (USPIS). Fueron imputados Daniel Carrasco, 54, y Federico Martin Gioja, 45, ambos de Miramar, Fla. por crear, poseer y administrar empresas de Florida que utilizaban a televendedores en una sala telefónica en la Argentina para extraerle dinero a consumidores, utilizando mentiras y extorsión.

Carrasco y Gioja fueron acusados penalmente y arrestados el 26 de junio de 2013. Desde entonces, han estado encarcelados. Carrasco y Gioja y una tercera persona, Romino Tasso, también fueron nombrados en una demanda civil entablada por el Departamento de Justicia. En la demanda civil, el Departamento de Justicia solicitó que el tribunal emitiera un interdicto y, consecuentemente, la Jueza Cecilia Altonaga emitió una orden de restricción temporal prohibiendo futuras mentiras a consumidores y congelando los bienes de Carrasco, Gioja, Tasso y compañías bajo su control.

"Utilizaremos todas las herramientas a nuestra disposición, lo que incluye el congelamiento de activos, desagravio judicial y enjuiciamiento penal, contra las empresas que mientan, extorsionen, amenacen y defrauden a consumidores", dijo Stuart F. Delery, Secretario de Justicia Auxiliar Interino de la División Civil del Departamento de Justicia. El proteger a los ciudadanos de los Estados Unidos contra el fraude sigue siendo una de las principales prioridades del Departamento de Justicia".

De acuerdo con la demanda civil y la declaración jurada presentada como respaldo a la demanda penal, el caso fue el resultado de una remisión realizada por una estación de televisión de habla hispana, Univision.  Se alega que compañías pertenecientes a Carrasco y Gioja alegaron falsamente ser afiliadas a Univision y vender productos como vitaminas, lociones, seguro médico y productos de enseñanza del idioma inglés.  Sin embargo, las compañías solían no enviar los productos comprados por los consumidores y los consumidores recibían otros productos en lugar de los comprados.  De acuerdo con la acusación formal, cuando los consumidores se negaban a recibir los envíos de las compañías, los televendedores de la sala telefónica de la Argentina llamaban y amenazaban falsamente a los consumidores con el arresto, la deportación o multas en sus cuentas de gas y electricidad.

El Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida Wifredo A. Ferrer señaló, "Estos demandados tenían como objetivo específico a víctimas de habla hispana, se hicieron pasar por afiliados de Univision para vender sus productos a partir de su sala telefónica en la Argentina cuando, de hecho, no tenían ningún vínculo con Univision y sus compañías no enviaban los productos pedidos por los consumidores. "Nos comprometemos a investigar y enjuiciar a estafadores como estos, tanto nacionales como internacionales, cuyos ardides defraudan a los consumidores".

De acuerdo con las demandas penal y civil, Carrasco y Gioja cambiaban con frecuencia los nombres de las compañías que utilizaban para hacer negocios, para evadir las quejas de los consumidores, las agencias reguladoras y las fuerzas del orden público. Se alega que una serie de dependencias del estado se comunicaron con las empresas acerca de sus prácticas ilícitas. Las personas que trabajaban con Carrasco y Gioja, se referían a estas compañías objeto de quejas como "quemadas" en mensajes de correo electrónico citados en la declaración jurada presentada para respaldar el arresto. En lugar de modificar las prácticas de las compañías "quemadas", se alega que Carrasco y Gioja crearon compañías nuevas dedicadas a las mismas prácticas ilegales.

Se conoció inicialmente el supuesto fraude cuando la red de habla hispana Univision informó al USPIS que creían que una compañía estaba llevando a cabo un ardid fraudulento en el que se hacía pasar como afiliada de la red. Posteriormente, USPIS investigó el caso, presentó una declaración jurada en respaldo a la demanda penal y arrestó a los demandados.

"Los inspectores postales seguirán investigando casos de fraude contra los consumidores y demandarán enérgicamente a quienes utilicen el correo para promover sus ardides delictivos", dijo Rondal Verrochio, Inspector Postal de EE.UU. a Cargo en Miami.

El Secretario de Justicia Auxiliar Interino Delery felicitó al Servicio de Inspección Postal por su labor de investigación y agradeció a la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Florida por sus aportes al caso civil. El caso penal está siendo enjuiciado por el Director Auxiliar Richard Goldberg con la Oficina de Protección al Consumidor [Consumer Protection Branch] del Departamento de Justicia.

13-846
División de lo Civil