Noticias
El Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder habla en el evento del 10º aniversario de la Ley de Protección de Víctimas del Tráfico
Washington, D.C. ~ Viernes, 29 de octubre de 2010

Gracias, Roy Austin.

 

Es un honor acompañar a tantos amigos, compañeros y asociados comprometidos con esta causa esta mañana. Gracias a todos ustedes por ayudar a marcar este acontecimiento histórico. También deseo agradecer a Dorothy Williams y a la Guardia de Color de la Escuela Superior Eastern Senior por compartir su talento con nosotros esta mañana y por ayudar a hacer de esta celebración algo tan especial.

 

Hoy, conmemoramos el 10º aniversario de la Ley de Protección de Víctimas del Tráfico. Y juntos, celebramos una década de progreso y servicio, de liberación y de la justicia tan largamente esperada.

 

Este historial de logros ha sido el resultado de dedicación y colaboración extraordinarias. En particular, deseo agradecer a Roy y Hilary Axam, a los Secretarios de Justicia Auxiliares Pérez y Breuer, y al Fiscal Federal Dettelbach, así como a los demás miembros del Comité Asesor del Secretario de Justicia de los Estados Unidos, por su labor.

 

Desde que el Congreso promulgó la TVPA en 2000, muchos de los líderes en esta sala han estado en las líneas de frente en la lucha de nuestro país para proteger a las víctimas del tráfico de personas y obligar a los traficantes a enfrentar a la justicia. La labor de ustedes ha liberado a miles y dado a víctimas del tráfico de todo el mundo una oportunidad de vivir en libertad, y con la dignidad que toda persona merece.

 

Los enjuiciamientos de tráfico de personas entablados por el Departamento de Justicia son una parte crítica de nuestra labor de proteger los derechos civiles y humanos. Esta labor es una prioridad para muchos de los componentes del Departamento de Justicia. Y para mí, es, también, una fuente de gran orgullo.

 

En particular, todos debemos sentirnos motivados por el trabajo de la Unidad de Enjuiciamiento de Tráfico de Personas y por su historial impresionante de logros. Desde su creación hace tres años, esta unidad ha utilizado herramientas y recursos provistos por la TVPA para desmantelar redes de tráfico que operan en cada región del país. Más importante aún, su labor ha proporcionado a víctimas del tráfico de más de 80 países la libertad tan esperada y la justicia que por tanto tiempo les fue negada.

           

El Departamento de Justicia ha rescatado a víctimas del tráfico de hoteles en Dakota del Sur, hogares para ancianos en California, granjas en Florida y casas suburbanas en Wisconsin. De Connecticut a California, nuestros agentes y fiscales han liberado a víctimas de redes de tráfico sexual. Hemos logrado sentencias de cuarenta y cincuenta años contra traficantes que pensaban que podían explotar y abusar de sus víctimas impunemente. Y hemos obtenido millones de dólares en restitución.

 

Sin embargo, nuestra Unidad de Enjuiciamiento de Tráfico de Personas no trabaja sola. La Sección de Explotación y Obscenidad Infantiles está liderando iniciativas para combatir el tráfico sexual de menores y colaborar con las fuerzas del orden público estatales y locales, el Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)], el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados para hacer de la Iniciativa Inocencia Perdida un éxito.   Hasta la fecha, esta iniciativa ha rescatado casi 900 menores y producido más de 500 condenas en tribunales estatales y federales.

 

El Departamento de Justicia no es la única agencia federal que está trabajando en erradicar el tráfico de personas y proteger sus víctimas. Deseo agradecer a nuestros asociados en los Departamentos de Seguridad Nacional, Salud y Servicios Humanos, Estado, Defensa y Trabajo por su trabajo, así como nuestros compañeros en las fuerzas del orden público estatales y locales - y las numerosas organizaciones de defensores que también son nuestros asociados. Somos más eficaces en la lucha contra el tráfico de personas cuando trabajamos juntos.  

 

Esto también es verdad internacionalmente. Y con la ayuda de nuestros colegas en otras naciones, los Estados Unidos están trabajando para desmantelar redes de tráfico que operan a través de fronteras internacionales, incluida la frontera sur de los Estados Unidos. A través de la Iniciativa de Control Bilateral - una colaboración entre el Departamento de Justicia [Department of Justice (DOJ)], Seguridad Nacional y las fuerzas del orden público mexicanas - estamos investigando y enjuiciando redes de tráfico que operan en ambos lados de la frontera entre EE.UU. y México. Como resultado, estamos llevando ayuda y esperanza a víctimas que han visto cómo sus sueños de una vida mejor se convertían en pesadillas. Y hoy, me complace que algunos de nuestros principales asociados en esta labor nos acompañen. Deseo acompañarlos en darle la bienvenida a la Diputada Rosi Orozco, miembro del Congreso Nacional de México y Presidente de la Comisión Nacional sobre el Tráfico de Personas de México, así como sus compañeros de la Embajada Mexicana. Gracias por acompañarnos.

 

Sin embargo, a pesar de nuestros numerosos logros, queda mucho más por hacer.

 

El tráfico de personas se ha vuelto un gran negocio que genera miles de millones de dólares cada año.   Casi todos los países del mundo se encuentran afectados, ya sea como fuente o como destino de víctimas del tráfico.   Y aquí, en los Estados Unidos, lamentablemente, demasiados siguen viviendo esclavizados y atemorizados.

 

Pero estamos defendiéndonos.

 

Hoy, al comenzar la segunda década de la validez de la TVPA, me complace anunciar una nueva arma importante en la lucha contra el tráfico de personas.   En las próximas semanas, el Departamento de Justicia, en colaboración con nuestros asociados de las fuerzas del orden público federales, estaremos tomando pasos para lograr que la justicia para las víctimas del tráfico de personas sea más eficaz que nunca. Fortaleceremos las estructuras de las fuerzas del orden público federales, tanto dentro del Departamento de Justicia como en coordinación con nuestras dependencias asociadas, para mejorar nuestra capacidad de investigar y enjuiciar los delitos de tráfico de personas.

 

El Departamento trabajará con las Fiscalías Federales de todo el país en mejorar la colaboración entre los fiscales del campo, EOUSA, y expertos en enjuiciamientos de tráfico de personas en la División Criminal y de Derechos Civiles. Lograr la participación de los especialistas del Departamento en el tema en las etapas iniciales de investigaciones y enjuiciamientos equipará mejor a nuestros fiscales para que logren poner a los traficantes donde pertenecen - en la cárcel. Aseguraremos que cada investigación y enjuiciamiento de tráfico de personas tenga acceso a los recursos más sofisticados que el Departamento de Justicia tenga a su disposición.

 

Además de estos pasos, el Departamento de Justicia trabajará con sus asociados de las fuerzas del orden público en lanzar equipos interagencias piloto en distritos judiciales selectos para que se concentren en el enjuiciamiento de traficantes. Estos equipos, los que reunirán a AUSAS y agentes federales de todas las fuerzas del orden público federales, nos permitirán utilizar mejor los activos y los conocimientos de cada agencia participante. Este enfoque creará una estructura de control criminal interagencias perfeccionada. Y nos permitirá dirigir nuestra labor más efectivamente hacia las más graves amenazas de tráfico humano, y desarrollar investigaciones y enjuiciamientos de alto impacto.

           

Trabajando juntos, podremos asegurar que el progreso que celebramos hoy sea apenas el comienzo.

 

Debido al compromiso y los aportes de las personas en esta sala a lo largo de los últimos 10 años, los Estados Unidos se han convertido en líder global en la lucha contra el tráfico de personas. No podemos volvernos complacientes. Aún no podemos darnos por satisfechos.

           

Demasiadas personas aún sufren en las sombras. A demasiadas de nuestras comunidades se les está negando su dignidad y su derecho a la libertad.  Demasiadas víctimas del tráfico aún cuentan con nosotros.

 

Y estoy ansioso por presenciar los logros que juntos alcanzaremos. A través de una colaboración sostenida y un fuerte compromiso, podemos cumplir con la promesa fundadora y más fundamental de nuestro país: libertad y justicia para todos.

           

Gracias.