Mensaje Del Ministro De Justicia Por El trigesimo Aniversario De La Ley De Vivienda Justa

Hace tres décadas, en abril de 1968, el Congreso declaró lo siguiente: 

"Es política de los Estados Unidos de Norteamérica proporcionar, dentro de los límites constitucionales, vivienda justa en todos los Estados Unidos."

La Ley de Vivienda Justa se convirtió en ley solo días después del tràgico asesinato del Dr. Martin Luther King, Jr.  Después de la muerte del Dr. King, la violencia racial estalló en todas las ciudades a lo largo del país, incluyedo la capital de la nación. En esos días grises, la aprobación de la Ley de Vivienda Justa trajo una señal de esperanza : que las terribles divisiones que originaron la violencia podrían remediarse. El mensaje de justicia fundamental del Dr. King seguiría viviendo en las leyes de los Estados Unidos.

Después de 30 años, la vivienda justa -- el derecho de vivir donde uno quiera y pueda costearlo, sigue siendo el alma del sueño americano. Al conmemorar este aniversario importante de la Ley de Vivienda Justa, aquellos encargados de velar por su cumplimiento comprendemos que su promesa todavía tiene que convertirse en realidad para muchísimas personas. Por ello, es importante que hoy en día nos volvamos a comprometer con la política nacional y la urgencia moral de que la vivienda tiene que estar al alcance de todos los ciudadanos sobre los cimientos de igualdad y justicia.

No podemos permitir que la raza, el color de piel, la religión, el sexo, el origen étnico, o la incapacidad sean factores que determinen si un individuo puede o no alquilar o comprar una vivienda. Debemos derribar las barreras discriminatorias que persisten en la venta de casas, en el alquiler de departamentos, en los préstamos hipotecarios para casa, y seguro de propiedad.

A lo largo de mi ejercicio como Ministro de Justicia, una de mis mayores prioridades en el àmbito de los derechos civeles ha sido la lucha contra la discriminación en el acceso a la vivienda. A veces la discriminación es muy detestable -- cuando se usa la violencia o la fuerza para ahuyentar a las personas de las casas que buscan.  Hemos sido muy enérgicos en la lucha contra esta clase de crímenes de odio. Justamente en los últimos años, la División de Derechos Civiles ha entablado acciones judiciales contra el vandalismo, quemaduras de cruces, invaciones de casas, disparos y bombas incendiarias en 21 estados, desde Nueva York hasta California, y desde Maine hasta Mississippi.

También hemos sido enérgicos al perseguir tipos de discriminación menos violentos, pero igualmente ilegales. Todavía es demasiado común que a un afroamericano en busca de vivienda le digan que no hay nada disponible para la fecha deseada, o en el tamaño correcto o en el rango de precios. Esta persona se retira decepcionada, pero sin saber en lo absoluto que el color de su piel fue un factor determinante.

Para detectar este tipo de "discriminación disimulada", el Departamento de Justicia ha desarrollado un programa de evaluación, valiédose de personas de varias razas para comparar si los proveedores de vivienda les dan la misma información sobre precios, plazos, y disponibilidad. A menudo, encontramos que no lo hacen. Desde la creación de este programa en 1992, el Departamento de Justicia ha entablado 46 casos tomando como fundamento la evidencia encontrada en el programa de evaluación. A consecuencia de estas acciones judiciales, habiendo sido casi todas resueltas, miles de viviendas se pusieron a disposición del público sobre una base no discriminatoria y las víctimas de discriminaciones o penalidades civiles recibieron millones de dólares.

También hemos progresado significativamente en los últimos 5 años en el àrea de préstamo justo y seguro para el hogar. El Departamento de Justicia entabló y decidió 15 casos judiciales importantes para poner fin a las pràcticas discriminatorias de la hipoteca y seguro de casas en el mercadeo, proceso de evaluación de solicitud de crédito, y precios. Me complace ver que otras entidades encargadas del cumplimiento de la ley también hayan empezado a hacer hincapié en estos asuntos. La agencias reguladoras de bancos, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y las agencias estatales han participado de manera màs activa en los últimos años. Nuetros esfuerzos en conjunto significan que màs y màs personas pueden alcanzar el sueño de la casa propia sin discriminación.

En conformidad con la Ley de Vivienda Justa, compartimos responsabilidad para velar por el cumplimiento de la ley con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés), el cual administra miles de demandas individuales sobre discriminación. Bajo la dirección del Ministro Andrew Cuom, el HUD ha reforzado sus esfuerzos para velar por el cumplimiento del derecho a una vivienda justa. Dicho ministro ha prometido doblar el número de acciones que velan por el cumplimiento de la ley en los siguientes años. Con el Ministro Cuomo, comparto la visión de "Una sola América" y juntos estamos resueltos en nuestro compromiso de hacer realidad la promesa de la Ley de Vivienda Justa que se hizo hace 30 años para todos los norteamericanos.

Por último, permítanme elogiar a los empleados federales dedicados cuyo trabajo arduo a lo largo de los años ha ayudado a muchas personas a gozar de su derecho a la igualdad de oportunidades en la obtención de la vivienda.


Retornar a la portada de la División de Derechos Civiles
30 de abril de 1998
Updated August 6, 2015

Was this page helpful?

Was this page helpful?
Yes No