Abuso pagina

All Abuse Stories

This collection contains all stories of abuse that have been featured in the Victim, Family & Caregiver Resources:  Neglect & Abandonment, Sexual Abuse, Physical Abuse, Psychological Abuse, and Financial Abuse.

 



NEGLECT & ABANDONMENT

Abandono por parte de hija adulta

Juliette, 87, vivió con su hija, Nanette, durante los últimos 3 años.  Nanette ayudaba a Juliette con sus actividades diarias, como alimentarse, bañarse y limpiar la casa.  Nanette decidió mudarse con su novio a otro estado y dejó a su madre sola en la casa.  Aproximadamente una semana después, la sobrina de Juliette estaba en la ciudad y pasó a visitar a su tía. Vio que el interior de la casa estaba en muy mal estado y observó que Juliette estaba mal de salud.  La sobrina de Juliette contactó a Servicios de Protección del Adulto [Adult Protective Services (APS)] y la Agencia Estatal de Área para el Envejecimiento.  
 

Negligencia por parte de la hija y el yerno

Kofi, 84, recibió un diagnóstico de mal de Alzheimer y se fue a vivir con la familia de su hija. A veces Kofi tenía problemas de sueño, exabruptos físicos y verbales, y comenzaba a deambular. Su hija y yerno temían que Kofi saliera de la casa y se perdiera si lo dejaban solo.  Trababan las puertas de la casa para que Kofi no pudiera salir y deambular por ahí cuando se iban a trabajar.  Una vecina notó que Kofi intentaba salir de la casa. Se comunicó con la policía local y Servicios de Protección del Adulto (APS).  
 

Negligencia cometida por el hijo y la nuera

Tamara, 76, vivía sola, pero tenía dificultad para desplazarse.  Su hijo y su esposa le pidieron a Tamara que se mudara con ellos. Tamara tenía su propia habitación en el segundo piso y se quedaba allí la mayor parte del tiempo.  No podía usar las escaleras con facilidad.  Su hijo y nuera viajaban con frecuencia por trabajo y a veces no le daban suficiente comida y agua.  Tampoco la aseaban correctamente ni limpiaban su habitación de manera habitual.  Un día Tamara se mareó y quedó débil y desorientada, entonces su hija la llevó al hospital. El personal del hospital determinó que estaba deshidratada, desaliñada y claramente sucia.  Le preguntaron sobre los cuidados que recibía, pero Tamara dijo que la cuidaban bien.   No obstante, según lo exigido por ley, el personal del hospital informó la sospecha de negligencia a Servicios de Protección del Adulto (APS).

Negligencia cometida por hijos

Clarence, 79, invitó a sus dos hijos adultos a mudarse con él para no estar solo después de que su mujer falleció. Poco tiempo después los hijos lo mandaron a vivir en el cobertizo y le bloquearon la entrada a la casa. A veces, sus hijos le dejaban comida afuera para que comiera. Ocasionalmente, le daban una palangana de agua fría y una toallita. Cuando uno de los vecinos de Clarence notó que Clarence aparentemente vivía en el cobertizo, llamó a Servicios de Protección del Adulto (APS) de manera anónima e informó lo que había visto. Luego decidió que Clarence podía necesitar ayuda inmediata entonces llamó a la policía para que hiciera una verificación de bienestar.
 

Abandono por parte del custodio/curador

Henrietta, 88, requería un custodio designado por ley por discapacidades combinadas físicas y mentales que la dejaban parcialmente incapacitada.  Su sobrina, Roberta, fue designada como custodia de Henrietta.  Roberta visitó algunas veces a Henrietta en su casa, pero luego no volvió a regresar ni realizó arreglos para su cuidado.  Un vecino notó la falta de actividad en la casa de Henrietta.  El vecino golpeó a la puerta, pero no logró que Henrietta contestara, por lo que llamó a las fuerzas del orden público para que realizaran una verificación de bienestar y a Servicios de Protección del Adulto (APS).
 

Abandono rural por custodio/curador

June, 73, sufrió una lesión cerebral grave.  Al principio podía cuidarse sola, pero cuando empeoró, un tribunal designó a Sam como su curador legal para que la asistiera.  Él vio dos veces a June en los primeros seis meses, pero no regresó a verla ni hizo arreglos para su cuidado.  Falsificó informes ante el tribunal declarando que veía a June cada tres meses.  Como resultado, nadie supo que June estaba viviendo sola sin la ayuda de Sam.  June no podía recordar que tenía que limpiar la casa y la basura no se había sacado en muchos meses.  Debido al deterioro de la casa, June recibió la visita de un funcionario de salud del condado, que se dio cuenta de que June estaba muy frágil.  El funcionario de salud del condado estaba obligado a presentar informes y llamó a Servicios de Protección del Adulto (APS). APS le pidió al tribunal que designara un nuevo curador.
 

Back to Top



SEXUAL ABUSE

Abuso sexual cometido por un ayudante de enfermería

Margaret, 77, vivía en un hogar de ancianos reconocido por su buena atención residencial.  Un día, una ayudante de enfermería notó que Margaret parecía ansiosa, pero Margaret no quiso explicar qué le pasaba. Al prepararla para su baño, la ayudante de enfermería notó que Margaret tenía varios hematomas en los brazos, el cuello y la espalda y le preguntó qué le había sucedido. Al principio, Margaret no dijo nada. Luego, el director de enfermería se enteró por otro residente que un nuevo ayudante había abusado sexualmente de Margaret. Como lo exige la ley, el director de enfermería informó la agresión sexual a Servicios de Protección del Adulto (APS) y APS inició una investigación, que incluye al Ombudsman y a fuerzas del orden público locales.
 

Agresión sexual por parte de un cuidador

Eduardo, 80, tuvo un derrame cerebral.  Su familia contrató a un cuidador domiciliario para que ayudara con sus necesidades diarias como bañarse e ir al baño. Un día la hija pasó para ver a su papá. Mientras lo ayudaba a vestirse, él hizo un gesto de dolor y ella se dio cuenta de que su área genital estaba enrojecida e irritada. Su padre comenzó a llorar y masculló que el cuidador lo había lastimado allí. La hija llamó de inmediato a Servicios de Protección del Adulto (APS) para realizar una denuncia. Además, llamó a la agencia donde trabajaba el cuidador, presentó una queja y puso fin a los servicios. APS alertó a las fuerzas del orden público.
 

Agresión sexual por parte de familiar

Pearl, 70, recibió en su casa a su sobrino cuando su madre no logró manejar sus problemas de conducta. El sobrino comenzó a mirar pornografía en el televisor que compartía con su tía. A Pearl esto la ponía incómoda y le dijo a su sobrino que dejara de hacerlo. Un día el sobrino volvió a la casa drogado.  Sometió sexualmente a su tía. Pearl llamó al 911 para comunicarse con las fuerzas del orden público locales y fue al hospital donde la atendió un especialista en víctimas de agresión sexual.
 

Abuso sexual cometido por custodio/curador

Angela, 71, requería custodia por su continuo abuso del alcohol y las drogas.  El tribunal designó a Richard como su custodio.  Poco tiempo después de su designación, le dio a Angela más drogas, la agredió sexualmente y la amenazó con ir a la cárcel por su consumo de drogas si lo denunciaba.  Angela juntó el coraje necesario para ir a la policía local y se comunicó con un abogado para obtener un nuevo custodio.
 

Back to Top



PHYSICAL ABUSE

Abuso físico cometido por nietos adultos

Katherine, 82, crió a dos nietos, Joel y Kent.  Desde que eran adolescentes, cometían abusos físicos contra ella.  Después de 12 años en prisión, Joel regresó a la casa de su abuela porque no tenía dónde ir. Una noche Joel volvió borracho a la casa.  Golpeó la puerta pero Katherine le dijo que se fuera. Después de entrar a la casa por una ventana trasera de la casa, Joel golpeó a su abuela. Katherine fue a la casa de un vecino y llamó al 911. Joel fue arrestado y Katherine fue llevada al hospital. La policía contactó a Servicios de Protección del Adulto (APS).
 

Abuso físico cometido por un hijo adulto discapacitado

Cuando George, 79, perdió a su esposa de 50 años por causa de un cáncer, su hijo, Lawrence, se fue a vivir con él. Lawrence recibía un subsidio por discapacidad debido a una lesión cerebral traumática.  La lesión cerebral provocaba cambios de conducta, entre ellos dificultad para autocontrolarse y exabruptos verbales y físicos.  La lesión también provocaba cambios de humor violentos. Ocasionalmente, Lawrence iba al apartamento de un vecino y se emborrachaba. Una noche, cuando Lawrence volvió a la casa, George le preguntó si estaba borracho. Lawrence gritó “No”, y le dio un puñetazo en la cara a su padre. Dado que George temía sufrir más actos de violencia, llamó al 911 para que la policía lo ayudara.   
 

Abuso físico cometido por el cónyuge

Después de 58 años de casados, Virgil y Ella, ambos de 83 años, conocían las costumbres del otro. A veces, cuando discutían, su relación se volvía físicamente violenta. Sin embargo, decían que se amaban y nunca habían considerado divorciarse.  La violencia era lamentablemente parte de su relación.  A medida que Ella envejecía, desarrolló osteoporosis.  Comenzó a preocuparse de que si se caía cuando estaban peleándose, podía terminar con un hueso roto. Se lo confió a una amiga, quien sugirió que llamara a la línea directa local de violencia doméstica para hablar con un asesor.
 

Abuso físico cometido por custodio/curador

Blair, 65, no tenía familiares cercanos.  Dado que sufría demencia precoz, fue llevado a un hogar para ancianos y requería custodia.  Chris, el custodio de Blair, iba al hogar de ancianos de Blair cada algunos meses para ver cómo estaba.  Durante la última visita, Chris comenzó a abofetear a Blair para despertarlo.  Joan, una asistente de cuidados, llegó corriendo a la sala cuando Blair comenzó a gritarle a Chris que se detuviera.  Joan observó marcas en la cara de Blair y preguntó qué había pasado.  Blair no pudo decirle a Joan lo que había sucedido, pero Chris salió rápidamente de la sala.  Joan informó el incidente a sus supervisores, quienes la ayudaron a hacer una denuncia a Servicios de Protección del Adulto (APS).  La denuncia hizo que se involucraran el ombudsman estatal y las fuerzas del orden público local.
 

Abuso físico por parte de ayudante de cuidados prolongados

Monica, 79, fue llevada a un establecimiento de cuidados prolongados cuando su esclerosis lateral amiotrófica (ELA) se hizo grave y su familia ya no pudo cuidarla.  Sus familiares se preocuparon cuando vieron moretones en sus brazos y espalda.  Monica no podía hablar y no le podía decir a su familia cómo se había hecho los moretones.  La familia de Monica le preguntó al personal sobre los moretones, pero no se quedó conforme con la explicación. Los familiares también notaron que cuando un ayudante en particular ayudaba a bañarla, Monica se alteraba y agitaba.  Sospecharon que el ayudante estaba golpeando a Monica y llamaron a las fuerzas del orden público locales.
 

Back to Top



PSYCHOLOGICAL ABUSE

Abuso psicológico cometido por la hija

Zoe, 79, estaba saludable, era independiente y vivía con su hija soltera, Trish, para compartir gastos. Zoe creía que tenían una buena relación. Sin embargo, Trish a veces le gritaba a Zoe, profiriéndole insultos horribles y diciéndole que no valía nada.  Trish comenzó a amenazar a Zoe con llevarla a un hogar de ancianos. Zoe intentó hacer caso omiso de estas broncas porque estaba agradecida de vivir con su hija.  Sin embargo, pensaba que merecía estar a salvo de dichos comentarios. Zoe eventualmente le contó a una amiga cercana sobre los gritos y las amenazas de Trish.  La amiga sugirió que Trish y Zoe hicieran terapia y que Trish obtuviera ayuda de relevo de una Agencia para el Envejecimiento local.   
 

Abuso psicológico y físico cometido por el cónyuge

Sarah, 75, había estado casada por más de 50 años con Saul, que era abusivo.   El abuso tenía un patrón. Su esposo la empezaba a seguir y observar todos sus movimientos.  Luego hacía comentarios por lo bajo. Por último, comenzaba a señalarla con el dedo en la cara y a empujarla.  Desde el retiro de Saul, este patrón parecía haber empeorado y suceder con mayor frecuencia.  Sarah tomó un panfleto sobre Violencia Doméstica en su sinagoga y decidió hacer la primera llamada para pedir ayuda.  A partir de la conversación con el defensor para casos de violencia doméstica, se enteró de recursos existentes en su zona y de las medidas que podía tomar para estar segura.
 

Abuso psicológico cometido por la hija

Hacía semanas que Jane no veía a su amigo Harry, 87, en la misa.  Esto no era habitual en su amigo, ya que Harry iba a la misa casi todos los domingos.  Jane pasó por la casa de Harry.  Harry acudió a la puerta y Jane quedó estupefacta.  Su amigo había perdido peso, lucía terrible y era evidente que había estado llorando.  Harry le dijo a Jane entre susurros que desde que su hija se había mudado con él, no lo dejaba ir a la iglesia, al centro para ancianos o siquiera salir de la casa.  Harry le dijo que ahora su hija controlaba todo, incluyendo su dinero.  Antes de que Jane pudiera decir nada, la hija de Harry comenzó a gritar y Harry cerró la puerta rápidamente.  Jane decidió hacer una denuncia anónima a Servicios de Protección del Adulto (APS).

Abuso psicológico por custodio/curador

Mark, 75, tenía mal de Alzheimer y estaba empezando a tener una pérdida de memoria grave y problemas para caminar por la casa.  La cuidadora paga de Mark, Yolanda, le pidió al tribunal que designara a un custodio.  Cada vez que la custodia, la Sra. McKee, visitaba a Mark, le hacía bromas sobre sus problemas de memoria y su incapacidad de recordar dónde estaba o incluso quién era Yolanda.  Yolanda se preocupó por Mark y el hecho de que la Sra. McKee, la custodia designada por el tribunal, no parecía tomarse con seriedad la enfermedad de Mark.  Yolanda llamó a Servicios de Protección del Adulto (APS) y al tribunal de sucesiones para revisar la custodia de Mark.
 

Abuso psicológico (bullying cibernético) por parte de un extraño

Rosie, 75, vivía sola en una comunidad residencial para ancianos independientes.  Su vecino de al lado, un retirado discapacitado, en repetidas ocasiones le envió mensajes ofensivos por correo electrónico y envió mensajes vulgares y amenazantes a su teléfono móvil. Temiendo que su vecino la lastimara si le decía que dejara de hacerlo, Rosie se comunicó con las fuerzas locales del orden público y presentó cargos penales, así como también una petición para una orden de restricción civil. Además, notificó a la administración de la comunidad residencial.
 

Back to Top



FINANCIAL ABUSE

 

Financial Abuse by Family, Close Friends, or Neighbors

Explotación financiera (fraude) cometida por un cónyuge

John, 68, y Bernice, 65, se casaron en segundas nupcias.  John trabajaba como ingeniero y Bernice se quedaba en el hogar.  Juntos, habían comprado 22 acres con una segunda casa para su jubilación. Con la intención de subsanar la mala relación que ella tenía con sus tres hijos de su primer matrimonio, Bernice le pidió a John que agregara a un hijo al título de propiedad. John aceptó. Mientras John se encontraba en un viaje de negocios, Bernice le envío las últimas tres páginas para que las firmara. Él las firmó y reenvió el formulario. Sin saberlo, él había firmado un formulario cediéndole toda la propiedad a Bernice, quien luego “le regaló” la propiedad a su hijo. John contactó a un abogado.
 

Explotación financiera (robo de identidad) por parte de un hijo adulto

Joseph y Malvina, ambos de 80 años y retirados, habían acogido a su hija después de que fuera liberada de prisión. Poco tiempo después de que se mudara, la pareja recibió una factura de tarjeta de crédito de 8,347 dólares, otra de 12,694 dólares y una tercera de 10,012 dólares.  La pareja no tenía idea de que su hija había usado sus tarjetas de crédito o de que había abierto cuentas de tarjeta de crédito adicionales a nombre de su madre. Ahora Joseph y Malvina afrontaban deudas significativas.  El otro hijo adulto de la pareja se contactó con Servicios de Protección del Adulto (APS), la compañía de tarjetas de crédito y la Comisión Federal de Comercio [Federal Trade Commission (FTC)].
 

Abuso financiero (robo) por parte de custodio/curador

Monte, 82, tenía un grado moderado de demencia y requería custodia por su enfermedad en proceso de deterioro.  Lamentablemente, Monte nunca le había otorgado un poder notarial a su único hijo, Samson.  Además, Monte ya no tenía capacidad mental suficiente para ejecutar un poder notarial para Samson, que ahora vivía fuera del estado. El asistente personal de Monte, John, manejaba por él todas las transacciones financieras de Monte.  Samson estaba preocupado por el acceso de John a las finanzas de su padre y revisó los resúmenes de cuenta de Monte cuando visitó a su padre durante el verano. Samson descubrió que varias veces John había tomado más de 3000 dólares de una de las cuentas poco usadas de Monte.  Samson contactó a la compañía inversora, a las fuerzas del orden público local y a Servicios de Protección del Adulto (APS) para obtener ayuda.
 

Explotación financiera (uso indebido de un poder) por parte de un familiar

Russell, 88, necesitaba ayuda para manejar sus asuntos cotidianos. Su sobrino, Jack, estaba sin trabajo y se ofreció a ir a vivir con Russell y ayudarlo mientras Jack buscaba trabajo. Jack llevó a su tío al banco diciéndole que quería proteger el dinero de Russell.  Russell le dijo al cajero del banco que quería agregar a Jack a sus cuentas bancarias.  Luego Jack descargó un poder de Internet e hizo que Russell lo firmara.  Con el poder notarial, la compañía emisora de la tarjeta de crédito de Russell agregó a Jack como segundo usuario de su tarjeta. Cuando la hermana de Russell lo visitó, le preguntó por la situación.  Russell le dijo que pensaba que su sobrino le estaba robando dinero. Ella y Russell fueron al banco y se enteraron de que Jack había gastado una cantidad considerable del dinero de su tío.  La hermana alertó a los empleados del banco, a Servicios de Protección del Adulto (APS) y las fuerzas del orden público local. Russell solicitó una orden de protección civil de emergencia para desalojar a Jack de su casa.
 

Explotación financiera (robo) cometida por un amigo

Ya, 84, se hizo amiga de Michelle, 72, en una clase de computación en el centro para ancianos. Con su propia computadora, Michelle creó una cuenta en línea para ayudar a Ya a pagar sus cuentas. Sin embargo, Michelle escribió cheques para algunas de sus propias facturas además de las de Ya.  Ya no sabía que Michelle estaba escribiendo cheques para ella misma hasta que vio un cheque rechazado hecho a una empresa de teléfonos móviles. Ya no tenía teléfono móvil.  Cuando revisó su cuenta, Ya descubrió que la mayor parte de su dinero había desaparecido.  Ya se comunicó con las fuerzas del orden público local y le pidió a su banco que investigara.
 

Explotación financiera (intercambio de promesas) por parte de conocido

Barbara, 76, una funcionaria jubilada del gobierno federal de alto rango, era independiente y vivía sola.  Se le había diagnosticado recientemente mal de Alzheimer y sabía que necesitaría más ayuda en el futuro.  Barbara le pidió a Margie, una ex vecina que acababa de divorciarse, que se mudara con ella. Con el tiempo, acordaron que Margie cuidaría a Barbara en sus últimos años y que, a cambio, Barbara le daría alimentos y vivienda a Margie.  Barbara le dio a Margie un poder notarial para que tuviera acceso a sus cuentas y la nombró única beneficiaria de su cartera de inversiones. Después de varios meses, Barbara observó que sus cuentas estaban casi vacías y llamó a las fuerzas del orden público local, que a su vez notificaron a Servicios de Protección del Adulto (APS).
 

 

Financial Abuse by Trusted Professionals

Explotación financiera (productos inadecuados) por parte de corredor de inversiones

Jackie era una corredora de inversiones exitosa.  Tenía la reputación de hacer ricos a sus clientes.  Recientemente, Julio, 80, le había pedido asesoría financiera a Jackie.  Ella le recomendó inversiones que tenían un alto potencial de crecimiento, pero eran arriesgadas para adultos mayores.  Cuando la hija de Julio revisó su cartera de inversiones, se dio cuenta de que tenía inversiones que no tendrían dividendos en 30 años y que no le servirían a Julio.  Julio se comunicó con la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos [Commodity Futures Trading Commission (CFTC)] para verificar los antecedentes de profesionales financieros, la Comisión de Bolsa y Valores [Securities and Exchange Commission ( SEC)] y Servicios de Protección del Adulto (APS).
 

Explotación financiera (fraude de inversión) por parte de asesor financiero

Millie, 63, era una empleada de la cafetería de una escuela pública que ahorraba para su jubilación y quería ayudar a su nieto a ir a la universidad. Un amigo le recomendó a Tom, un asesor financiero amable y amistoso. Millie no entendía el mercado de valores pero, después de participar en un seminario sobre jubilación, confió en Tom para que invirtiera su dinero. Cuando quiso darle a su nieto dinero para pagar la universidad, Millie se enteró de que la mayoría del dinero que había invertido había desaparecido. Tom había creado resúmenes de cuenta falsos que mostraban que Millie estaba ganando dinero.  Millie se comunicó con la empresa de Tom y lo denunció ante el Secretario de Justicia y Servicios de Protección del Adulto (APS) de su estado.
 

Explotación financiera (fraude de inversión) por parte de un preparador de impuestos

Alex, un contador, daba descuentos para preparación de impuestos a clientes de más de 65 años de edad. Fue armando una clientela de adultos solteros mayores adinerados, viudos y viudas, y encontró maneras de conseguirles reembolsos de impuestos.  Muchos de los clientes de Alex le dieron poderes notariales; también se desempeñaba como su asesor financiero. A pedido de ellos, Alex les daba a sus clientes un estado de cuenta. De lo contrario, llamaba a los clientes con buenas noticias sobre sus inversiones o sobre agujeros impositivos que aprovechaba a favor del cliente. Cuando el hijo de un cliente se enteró que el título de la casa de su padre estaba a nombre de Alex, examinó las finanzas de su padre y descubrió que Alex controlaba todos los bienes de su padre.  El hijo del cliente contactó al Secretario de Justicia, IRS y Servicios de Protección del Adulto (APS) en el estado de su padre.
 

Explotación financiera (falsificación) cometida por cuidador profesional

Amarjit, 91, pagaba sus propias facturas. Cuando abrió el resumen de cuenta de su banco, notó que se habían emitido cuatro cheques de 150 dólares a nombre de su ayudante médico domiciliario.  Él sabía que no había escrito ni firmado los cheques. Amarjit se comunicó con su banco y las fuerzas del orden público local.
 

Explotación financiera (poder notarial obtenido indebidamente) por parte de cuidador profesional

Roman, 84, estaba postrado en cama.  Contrató a Bob para obtener servicios de cuidados.  Poco tiempo después, Bob falsificó la firma de Roman para crear un poder notarial (POA, por su sigla en inglés) que le daba a Bob el poder de actuar en lugar de Roman.  Usando este poder notarial ilegal, el banco le permitió a Bob colocar su nombre en las cuentas de ahorro y las cuentas corrientes de Roman.  Bob le explicó al banco que Roman había aceptado el cambio, pero no podía estar presente porque estaba postrado en cama.  Bob luego puso la dirección de su propia casa en las cuentas de Roman.  Roman se preocupó cuando dejó de recibir resúmenes mensuales de cuenta del banco.  Roman se contactó inmediatamente con el banco y las fuerzas del orden público local.

 

Explotación financiera (fraude) por parte de beneficiario representante

Aparentemente, Carollee cuidaba bien a los ancianos, entre ellos veteranos de guerra, que vivían en el hogar grupal en el que trabajaba. Debido a que la mayoría de los residentes eran discapacitados y no tenían familia que los representara, Carollee pasó a ser beneficiaria representante de sus beneficios de seguro social y como veteranos. Al cartero habitual le pareció llamativo el hecho de empezar a entregar más de 30 sobres de beneficios del seguro social y para veteranos a la casa de Carollee todos los meses.  Pensó que vivía sola, por lo que se lo notificó al inspector postal local a través del Servicio de Inspección Postal de los EE.UU. https://www.uspsoig.gov/hotline, los Asuntos de Veteranos y Servicios de Protección del Adulto (APS).

 

Explotación Financiera (producto indebido) por parte de corredor hipotecario

John, 68, quería asegurar la manutención de su esposa, Vickie, 62, y dejarles dinero a sus hijos cuando falleciera.  Él y su esposa creían que su casa ofrecería esta seguridad económica una vez que ambos se jubilaran. Menos de un año después de su jubilación, John tuvo un derrame cerebral masivo y falleció.  Vicky se comunicó con un corredor hipotecario que conoció por un anuncio en una revista local.  El corredor hipotecario persuadió a Vicky, que había recibido un diagnóstico de demencia, de firmar una hipoteca inversa sobre su casa.  La hija de Vickie se enteró de la transacción y se comunicó con las fuerzas del orden público local y el prestamista hipotecario de Vickie.
 

 

Financial Abuse by Strangers

Explotación financiera (robo de identidad por Internet) por parte de un extraño

Naira, 71, era soltera, discapacitada y jubilada.  Cuando le llegó un correo electrónico de su banco pidiéndole que verifique sus números de cuenta, Naira cumplió. Luego abrió un correo electrónico que pensaba que era de un funcionario gubernamental que investigaba casos de fraude con Medicare.  El correo electrónico le pedía que diera su número de Medicare para verificar que no hubiera ningún fraude en su cuenta. Cuando el gerente de su banco llamó para confirmar si ella realmente quería cerrar sus cuentas, Naira se enteró de que el dinero de sus cuentas de ahorro y cuenta corriente había desaparecido. Le contó al gerente del banco sobre el correo electrónico del banco y él le dijo que debía haber sido un ardid. Cuando ella le explicó que había dado su número de Medicare después del segundo correo electrónico, el gerente del banco contactó a los Centros de Servicios de Medicaid y Medicare, el Buró Federal de Investigaciones y Servicios de Protección del Adulto (APS).
 

Explotación financiera (fraude) cometida por un nuevo amor

Arturo era un peluquero popular. Era simpático y amable con viudas y mujeres mayores y a menudo invitaba a cenar a clientas que parecían tener dinero. Durante estas cenas, Arturo hablaba de sus problemas financieros. Algunas clientas le daban la información de sus cuentas bancarias y lo incluían en sus cuentas, “por las dudas”.  Arturo ayudó a tres de estas mujeres adineradas a manejar sus inversiones inmobiliarias.  Dos de ellas hasta lo hicieron copropietario de sus casas.  Cuando una clienta falleció, el albacea descubrió que se habían vaciado las cuentas de banco y de inversiones, que su casa ahora le pertenecía a Arturo y que faltaban reliquias familiares.  El albacea se comunicó con Servicios de Protección del Adulto (APS), las fuerzas del orden público local y el FBI.
 

Explotación financiera (ardid del nieto) por parte de un extraño

Charlie, 82, recibió una llamada de un “alguacil” en Nueva Orleáns.  Le dijo que el nieto de Charlie había sido arrestado por estado de ebriedad. Para que fuera liberado, el alguacil dijo que alguien debía pagar la multa del nieto y que sus padres no estaban en la casa. El alguacil le dijo a Charlie que transfiriera dinero a una dirección en línea. Después de entregar el dinero, Charlie recibió una llamada de quien él pensaba que era su nieto diciéndole que necesitaba dinero para llegar a su casa desde Nueva Orleáns.  Charlie comenzó a sospechar cuando le hizo algunas preguntas personales a la persona que alegaba ser su nieto y no pudo responderlas.  La llamada finalizó amablemente.  Luego Charlie llamó a una oficina local cercana del Buró Federal de Investigaciones (FBI) para denunciar el incidente y presentó una denuncia en línea ante el Centro de Denuncias de Delitos Cibernéticos del FBI.
 

Explotación financiera (ardid de reparaciones hogareñas) por parte de un extraño

A los 83 años, Shirley era una abogada jubilada que vivía sola después del fallecimiento de su esposo.  Se le había dificultado mantenerse al día con las reparaciones de su casa. Un día, le tocó el timbre un empleado de mantenimiento que nunca había visto y le dijo que las canaletas de su casa debían limpiarse y que era posible que necesitara un nuevo techo.   Como no tenía a nadie que la ayudara con estas tareas, Shirley le pagó 500 dólares para que limpiara las canaletas y otros 10,000 dólares como pago inicial para un nuevo techo.  Nunca volvió a ver al hombre.  Le contó a un vecino lo que había sucedido y el vecino se contactó con Servicios de Protección del Adulto (APS), las fuerzas del orden público local y la agencia de protección del consumidor estatal de la oficina del Secretario de Justicia.
 

Explotación financiera (ardid de la lotería) por parte de un extraño

Armando, 78, se emocionó muchísimo cuando lo llamó alguien de la lotería para confirmar que había ganado 10,000 dólares.  La persona que lo llamó le dijo que enviaría el dinero después de que Armando enviara el pago del ganador de 500 dólares.  Pensando únicamente en lo que haría con las ganancias, transfirió el “pago del ganador” de 500 dólares a la dirección indicada por la persona que llamó.  Como no recibió las ganancias prometidas de la lotería después de un mes, se contactó con la Comisión Federal de Comercio (FTC).

 

Back to Top

Updated July 21, 2016

Was this page helpful?

Was this page helpful?
Yes No