Informacion
English

PROCURADURÍA FEDERAL DE JUSTICIA


DEL DISTRITO NORTE DE ILLINOIS

La Procuraduría Federal de Justicia del Distrito Norte de Illinois se ha distinguido recientemente por una serie de victorias procesales, tales como los juicios de ex gobernadores corruptos de Illinois, de servidores públicos de Chicago inmiscuidos en el manejo fraudulento de las contrataciones de la ciudad, de sujetos que apoyaron el terrorismo en el exterior, de narcotraficantes de alcance internacional, de líderes de violentas narcopandillas callejeras de Chicago, de ejecutivos de corporaciones que estafaron al público inversionista y de capos de la delincuencia organizada responsables de sonados homicidios. La Procuraduría Federal de Justicia de Chicago, que se ha ganado su reputación por combatir el crimen organizado y perseguir agresivamente la corrupción pública durante varias décadas, sigue observando esta tradición a la vez que incorpora otras prioridades principales como la lucha contra el terrorismo; contra los delitos violentos relacionados con drogas y pandillas callejeras; contra el fraude al sector salud; y contra los delitos cibernéticos. Igualmente, la procuraduría ha realizado innumerables esfuerzos encaminados a auxiliar e indemnizar a las víctimas del delito. En el ámbito civil, además de defender al gobierno federal en todo tipo de demandas civiles, la procuraduría recupera cientos de millones de dólares en pérdidas del gobierno federal mediante la aplicación de sanciones a compañías e individuos que han cometido fraude con programas de ayuda federal. Algunos ejemplos son los fallos recientes en contra de una compañía aseguradora que discriminó a mujeres embarazadas y en contra de farmacias que cometieron fraude al programa Medicare.

En octubre de 2013, Zachary T. Fardon, quien fue fiscal federal por casi una década, se reincorporó al servicio público al asumir el cargo de Fiscal Federal del Distrito Norte de Illinois que antes ocupara Patrick J. Fitzgerald. Éste último desempeñó el cargo de Fiscal Federal por 11 años, convirtiéndose así en la persona que mayor tiempo ha ocupado dicho puesto en Chicago. Gary S. Shapiro, un veterano fiscal federal con 40 años de experiencia, continuará fungiendo como Primer Fiscal Federal Auxiliar y desempeñó el cargo de Fiscal Federal Interino entre el Sr. Fitzgerald y el Sr. Fardon. En las oficinas laboran más de 300 empleados, que incluyen 172 puestos autorizados de Fiscal Federal Auxiliar y más de dos docenas de asistentes técnico-jurídicos, así como personal administrativo y de apoyo. El Distrito Norte de Illinois abarca 18 condados ubicados en la franja norte del estado y tiene una población de unos nueve millones de habitantes. El distrito cuenta con una oficina divisional en Rockford a la que están adscritos seis fiscales. Tanto los fiscales como el resto del personal, además de servir al público en su trabajo diario, se han abocado a mantener una larga tradición de servicio público y participación en la comunidad en todo el norte de Illinois. Cada año, entre otras labores cívicas, los fiscales y el personal donan cientos de juguetes y prendas de vestir a niños indigentes, imparten programas educativos dirigidos a la niñez en escuelas públicas y sirven como mentores a estudiantes de derecho.

En la División Penal, los Fiscales Federales Auxiliares de nuevo ingreso son asignados a la Sección de Delitos Generales, en donde obtienen capacitación tanto formal como práctica en materia de derecho y procedimientos penales federales y adquieren práctica ante jurados de acusación y en juicios. A los nuevos Fiscales Federales Auxiliares rápidamente se les atribuyen responsabilidades en averiguaciones y juicios bajo la supervisión de otros más experimentados. Esto les permite tener un contacto directo con toda la gama de delitos federales, como son el fraude fiscal, el robo a bancos, la malversación de fondos, y la tenencia y venta ilícitas de estupefacientes y armas de fuego. Una vez que han adquirido experiencia en la Sección de Delitos Generales se les asigna a otras secciones, tales como la Sección de Estupefacientes o la Sección de Delitos Violentos, las cuales investigan y procesan a las pandillas callejeras, la violencia pandillera, las armas ilícitas, las organizaciones de distribución de estupefacientes a gran escala y los carteles internacionales de la droga. Al mismo tiempo que abren procesos, los Fiscales Federales Auxiliares participan en programas para prevenir los delitos violentos y las actividades de pandillas y drogas, como son los “foros para convictos que reciben libertad condicional” y el Proyecto Vecindarios Seguros (Project Safe Neighborhoods) –una iniciativa nacional contra la violencia que se adapta a las circunstancias propias de Chicago y Rockford.

Otras secciones de la División Penal son las de Seguridad Nacional y Ciberdelitos, dedicada a averiguaciones relacionadas con terrorismo, contraespionaje y delitos cibernéticos; así como la de Delitos Financieros, la cual maneja casos complejos de delitos de cuello blanco, los cuales abarcan todo tipo de fraudes relacionado con quiebras, inversiones e hipotecas. También está la Sección de Fraude de Valores Bursátiles y Productos Básicos, que maneja los casos de empresas que cotizan en la bolsa de valores, entidades financieras reguladas y otras bolsas comerciales de Chicago. La Procuraduría Federal de Justicia del Distrito Norte de Illinois forma parte del Grupo para Combatir el Fraude a Medicare (Medicare Fraud Strike Force) del Departamento de Justicia y ataca el fraude al sector salud en Chicago.

Por otra parte, la Sección de Corrupción Pública y Delincuencia Organizada continúa con la larga tradición de procesar a aquellos que abusan de la confianza pública o que recurren a la violencia y a la corrupción para proteger operaciones ilícitas. La “delincuencia organizada” incluye La Cosa Nostra (también conocida como el “hampa” de Chicago), así como otros grupos trasnacionales y en surgimiento, como son las organizaciones delictivas de Europa del Este y de Asia.

La Sección de Apelaciones de la División Penal supervisa todas las apelaciones de casos penales que se elevan ante el Tribunal Federal de Apelaciones del Séptimo Circuito en Chicago. Los fiscales de esta sección manejan casos de trascendencia jurídica que tienen un impacto en todos los ámbitos del litigio penal federal, como son el terrorismo, la corrupción pública y el fraude. La oficinal cuenta también con selectos y talentosos abogados litigantes conocidos como Asesores Jurídicos Senior, los cuales orientan y apoyan a los equipos que litigan en los numerosos y difíciles juicios que enfrenta la oficina.

Los abogados de toda la oficina participan en la incautación y decomiso de bienes de los indiciados vinculados a la delincuencia. Con esto buscan convertir a la delincuencia en “no rentable” mediante el rastreo de las ganancias de narcotraficantes y otros delincuentes, las cuales incautan para indemnizar a las víctimas de delitos. De igual forma, los fiscales adscritos a la Unidad de Litigio Financiero rastrean bienes que se usan tanto para indemnizar a víctimas de delitos como para recuperar adeudos a favor de las dependencias federales del gobierno. La oficina tiene la reputación de recobrar fondos por medio de multas, sanciones y decomisos en casos civiles y penales que rebasan por mucho su presupuesto anual.

Cerca de dos docenas de Fiscales Federales Auxiliares han sido asignados a la División Civil, donde representan al gobierno federal, sus dependencias y sus empleados en una gran variedad de litigios ya sea como parte actora o demandada. Como parte actora, promueven causas relacionadas con los derechos civiles (tales como vivienda justa, acceso para personas discapacitadas y casos de discriminación hipotecaria); el medio ambiente (por ejemplo, casos relacionados con contaminación y humedales); los alimentos y las drogas (como drogas erróneamente etiquetadas o alimentos contaminados); y los fraudes civiles, en particular el fraude al sector salud. La División Civil se encarga además de defender al gobierno federal y a sus funcionarios públicos en demandas relativas a lesiones personales, negligencia médica y discriminación laboral, así como en demandas interpuestas para impugnar las leyes, las políticas o los programas del gobierno federal. Los fiscales de esta División también representan al gobierno en casos de quiebra o de juicios hipotecarios.

Los abogados de la procuraduría trabajan en estrecha colaboración con agentes de todas las dependencias federales de investigación, como son el Buró Federal de Investigaciones (FBI), la Administración de Control de Drogas (DEA), el Servicio de Rentas Internas (IRS), el Servicio Secreto (USSS), el Servicio de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (DHS-HSI), el Servicio de Inspección Postal, el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), y las oficinas de los inspectores generales de distintas instituciones federales y entidades del poder ejecutivo (p. ej.: los Departamentos de Defensa, del Trabajo, de Estado, y de Vivienda y Desarrollo Urbano). Asimismo, la procuraduría fomenta una extensa colaboración entre las dependencias de impartición de justicia locales, estatales y federales.

La procuraduría está comprometida con la diversidad en el ambiente laboral y normalmente recibe cientos de solicitudes de empleo de abogados cada año, por lo que la obtención de un puesto es extremadamente competitiva. Los abogados aspirantes son evaluados por su experiencia jurídica, su aprovechamiento en la facultad de derecho, sus aptitudes de comunicación oral y escrita, y su dedicación al servicio público, entre otros factores. Los candidatos elegidos deben comprometerse a trabajar en la procuraduría durante un mínimo de cuatro años.

La procuraduría cuenta además con un vasto programa de prácticas profesionales para estudiantes de derecho diseñado para que se familiaricen con todos los aspectos del ejercicio del derecho penal y civil a nivel federal. Los estudiantes que realizan estas prácticas tienen la oportunidad de observar y participar en consultas jurídicas, declaraciones bajo protesta, audiencias, juicios y apelaciones.

Si desea más información, comuníquese por escrito a la oficina de la Procuraduría Federal de Justicia del Distrito Norte de Illinois o por teléfono al (312) 353-5300.

División Este (Chicago)

Un mapa de los condados de Illinois cubiertos por la oficina de Chicago.  Los condados incluyen Lake, Kane, DuPage, Cook, Kendall, Will, La Salle and Grunde

Zachary T. Fardon
United States Attorney

United States Attorney's Office
NorthernDistrict of Illinois, Eastern Division
219 S. Dearborn St., 5th Floor
Chicago, IL 60604

El teléfono: (312) 353-5300
Fax: (312) 353-2067

Cubre los Siguientes Condados de Illinois:

  • Lake
  • Kane
  • DuPage
  • Cook
  • Kendall
  • Will
  • La Salle
  • Grundy

División Oeste (Rockford)

Un mapa de los condados de Illinois cubiertos por la oficina de Rockford.  Los condados incluyen JoDaviess, Stephenson, Winnebago, Boone, McHenry, Carroll, Ogle, DeKalb, Whiteside and Lee

John McKenzie
Attorney In Charge

United States Attorney's Office
Northern District of Illinois, Western Division
327 S. Church Street, Room 3300
Rockford, IL 61101

El teléfono: (815) 987-4444
Fax: (815) 987-4236

Cubre los Siguientes Condados de Illinois:

  • JoDaviess
  • Stephenson
  • Winnebago
  • Boone
  • McHenry
  • Carroll
  • Ogle
  • DeKalb
  • Whiteside
  • Lee
United States Attorneys' Office Homepage Link
United States Attorneys' Office Briefing Room Link
Stay Connected: Visit us on Twitter

Twitter
Project Safe Childhood
Project Safe Neighborhoods
Victim Witness Assistance
Law Enforcement Coordinating Committee