You are here

Justice News

Department of Justice
U.S. Attorney’s Office
Eastern District of California

FOR IMMEDIATE RELEASE
Friday, December 16, 2016

UN JURADO DECLARA A UN HOMBRE DE BAKERSFIELD CULPABLE DE UN CRIMEN DE ODIO

El Demandado Disparó una Ronda de Escopeta Hacia la Víctima y Gritó, “Vete…de Oildale”

BAKERSFIELD, Calif. – Después del quinto día de juicio, un jurado de Fresno declaró a Justin Cole Whittington, de 25 años y residente de Bakersfield, culpable de crímenes del odio federales por disparar con una escopeta mientras gritaba insultos raciales a un hombre latino, anunciaron la Procuradora General Auxiliar Adjunto Principal Vanita Gupta, directora de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia y el Procurador Federal Phillip A. Talbert.      

 

Whittington fue condenado hoy por interferir con los derechos de vivienda de una persona por motivos de raza, color de su piel u origen nacional mientras empleaba la fuerza o la amenaza de fuerza, por el uso de un arma de fuego durante un crimen de violencia y por hacer una declaración falsa a un agente especial del FBI. Whittington se había declarado culpable anteriormente por la posesión ilícita de armas de fuego prohibidas en conexión al mismo crimen.

Según documentos del tribunal, el 19 de diciembre de 2012, la víctima, un hombre latino, estaba en el jardín delantero de su casa acompañado por su esposa e hijo cuando un PT Cruiser de color oscuro pasó lentamente y se detuvo por delante de la casa de su vecino. Al pensar que lo sucedido era inusual, la víctima prestó suma atención al coche. Whittington, a quien la víctima desconocía, salió por la puerta del asiento de pasajero del coche cargando una escopeta recortada. Whittington usó lenguaje profano y gritó un epíteto racial a la vez que disparaba una ronda hacia la víctima a unas 15 yardas de distancia además de gritar que la víctima debía mudarse fuera de Oildale. Whittington volvió a entrar al coche y se fue. Poco después, la escopeta volvió a ser disparada desde el PT Cruiser cerca de un pequeño comercio de barrio propiedad de un hombre de origen de oriente medio. La explosión dejó un gran boquete en la puerta de vidrio del comercio y huellas en forma de círculos de pintura desaparecida sobre la reja de metal situada delante del comercio.

Según las pruebas presentadas durante el juicio, la víctima fue capaz de describir a Whittington y el coche a los oficiales del Sheriff del Condado de Kern quienes fueron los que encontraron a Whittington en un lugar cercano y de pie fuera del PT Cruiser. Los oficiales recuperaron una escopeta recortada del maletero del coche Crown Victoria de Whittington que estaba estacionado cerca del PT Cruiser.   

Whittington también fue declarado culpable de haber hecho declaraciones falsas a un agente del FBI cuando falsamente alegó que en la noche del incidente, había sido pagado por alguien para guardar la escopeta recortada en el maletero de su coche.

Según documentos del tribunal y las pruebas presentadas durante el juicio, la víctima y su familia dejaron de sentirse seguros en su hogar y, tan pronto consiguieron los medios económicos para ello, se mudaron del barrio. 

“Whittington utilizó la violencia para aterrorizar a un hombre inocente y a su familia,” dijo la Procuradora General Auxiliar Adjunto Principal Gupta. “El daño que proviene de los crímenes del odio como este se extiende más allá de los individuos y amenaza a la seguridad, a la libertad y al bien estar de comunidades enteras. Ninguna condena puede reparar ese daño, pero este veredicto sí proporciona una medida de justicia para la víctima, su familia y su comunidad.”  

El Procurador Federal Talbert dijo, “El Distrito Este de California es una comunidad de distintas razas, etnias y contextos culturales. El demandado intentó golpear la diversidad que nos enriquece atacando cobardemente y sin provocación alguna a un hombre que estaba en su jardín con su familia. Los crímenes del odio como este tienen un profundo efecto no sólo sobre las víctimas, pero también sobre aquellas personas que forman parte en las comunidades de las víctimas, haciéndolos sentir vulnerables e inseguros. Nuestra oficina está comprometida a la investigación y al procesamiento de aquellos que violan los derechos civiles de otros, y el hacer cumplir las leyes en contra de los crímenes del odio seguirá siendo una de las misiones centrales de esta oficina.”

Este caso es el producto de una investigación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y de la Oficina del Sheriff del Condado de Kern. El Procurador Federal Auxiliar Brian K. Delaney está procesando el caso con la asistencia de la Abogada Litigante Samantha Trepel de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

Whittington está programado para ser sentenciado por el Juez del Distrito Federal Dale A. Drozd en la fecha establecida. Whittington se enfrenta a una pena máxima establecida por la ley de cadena perpetua y a una multa de $250.000 dólares. La sentencia en sí, no obstante, será determinada a discreción del tribunal después de tener en consideración cualquier factor establecido por la ley aplicable y las Normas para Sentenciar Federales que contemplan un número de variables.

Topic(s): 
Hate Crimes
Press Release Number: 
1:15-cr-265 DAD
Updated December 16, 2016